JUEGO 1 DE LA SERIE FINAL

JUEGO 1 DE LA SERIE FINAL

Suele pasar. Arrasas en todo el torneo y playoffs para que la primera derrota te sea lo más dolorosa posible. Justo a la hora cero…

Con un poema sobre la loma por parte del derecho Julio Gutiérrez y una carrera en que, como pasa en series finales y su magia, se vio involucrada algo de suerte, los Padres de Agrícola Ehmora vencieron apenas 1-0 a JAPAC en un juegazo que marcó el arranque de la Serie Final 2018 dentro de la Liga de Beisbol JAPAC clase Abierta.

Fue este el primer revés para un equipo anfirtrión que, además, nunca en la campaña había visto en los “cuadritos” de la pizarra que un rival tuviera al menos una carrera más que él. Así de avasallador estuvo…y así de duro es ahora el golpazo desde semejante altura.

¿El, o los responsables?: Padres y su fabuloso pitcheo apoyado por una chulada de defensa que, gracias a cuatro doble plays, nunca dejó que un ataque de más imparables (9-6) cuajara en carreras.

Gutiérrez, encarando al equipo en que construyó un nombre en esta liga y que ahora es dirigido por su hermano Paúl, disertó una magistral conferencia sobre pitcheo. Con serenidad en su rostro pero rudeza en su recta. Con finura en sus pitcheos rompientes pero con un veneno tan letal, que un rival (Manuel Peña) salió lastimado después de un swing y tuvo que abandonar. De ese tamaño fue su dominio.

Julio espació 7 hits en 7 entradas, con 3 ponches y solamente una base por bolas que fue intencional de forma automática, a Edgar Ahumada, en la sexa entrada. De la octava se encargó el zurdo José Ángel Uzeta, quien colgó el cero valioso a pesar de recibir par de hits, y de la novena el otro zurdo y también José Ángel, este de apellido Ríos, quien después de dos outs pasaporteó a Luis Navarrete pero logró el salvamento cuando Benjamín Liogon, quen iba de 2-2, dio un trallazo potente pero a las manos del tercera base Germán Ibarra.

LA CARRERA

La única carrera del día cayó en el quinto inning en que también se paseó, de blanco y oronda por el diamante, la Diosa fortuna a favor de los carmelitas. 

La cosa fue así:

El abridor y eventualmente derrotado Óscar Bustillos comenzó la tanda golpeando en el casco a Jorge Armando Félix, quien pese a ver (literal) estrellitas continuó en el juego y no solo eso, avanzó a la intermedia a la primera oportunidad que fue por un wild pitch. Enseguida Raúl Landeros dio un batazo no muy vitaminado pero de un bote tan alto que “bañó” al primera base Ahumada que estaba jugando “adentro” por si acaso había un toque de sacrificio. Como la bola se fue lenta pero segura hacia el jardín derecho, el “Coruco” anotó tranquilamente la carrera que eventualmente marcó la diferencia.

PITCHEO

La derrota fue para Bustillos en 4.1 innings para 3 hits y la carrera. Le siguió Ángel Mendoza con un formidable relevo de 4.1 entradas en blanco, y terminó Radamés Robledo.

0 comments

Leave a comment