¿Tenemos suficiente agua?

¿Tenemos suficiente agua?

Cada vez que tomamos un sorbo de agua fresca, esta es nueva para nosotros. Pero no es agua nueva. Esta agua ha sido reciclada una y otra vez desde los comienzos del universo, por diversas formas de vida.

De acuerdo con información del portal Agua Market en estos momentos tenemos toda el agua que tendremos o que hemos tenido. La falta de agua fresca es uno de los temas más transcendentes al cual se verá enfrentada América Latina durante el siglo XXI.

Datos curiosos:

Mil 200 millones de habitantes no tienen acceso a una fuente de agua potable segura.

Las enfermedades por aguas contaminadas matan más de 4 millones de niños al año.

20 por ciento de todas las especies acuáticas de agua fresca están extintas o en peligro de desaparecer.

Agua Market indica que el agua cubre casi un 80 por ciento de la superficie de la Tierra. Aunque pareciera que es un recurso muy abundante, es importante destacar que menos del 1 por ciento de ésta es agua dulce, es decir, apta para usos domésticos, industriales o comerciales y turísticos. Por otra parte, el agua salada sustenta importantes cadenas alimenticias claves para la alimentación mundial, además, vive en ella una vegetación muy pequeña que es la que aporta más de un 60 por ciento del oxígeno de la Tierra.

El agua dulce que podemos utilizar se encuentra en los lagos, ríos y lluvias, y debe alcanzarnos para que ninguna persona, planta o animal tenga sed, para que los animales acuáticos vivan en ella, para regar los campos, usar en las industrias, mantener húmedos los bosques y regar los jardines. Por eso es importante mantenerla limpia.

Actualmente, hay en la Tierra la misma cantidad de agua que existía hace 3 mil 800 millones de años atrás, época en que se formó el agua en nuestro planeta. Esto se debe a que el ciclo hidrológico permite que continuamente se utilice la misma agua, la cual se encuentra en diferentes estados: sólida, líquida o gaseosa.

Por último ya todos sabemos, o deberíamos saber, la importancia y el deber que a cada uno nos corresponde en el cuidado del agua, el consumo de esta necesidad humana no solo ha aumentado considerablemente en los últimos años, sino también se la ha contaminado mucho, disminuyendo, consecuentemente, la cantidad de agua potable en el mundo, por ello es importante tomar consciencia y convertirnos en guardianes del agua para que nuestros sucesores puedan gozar de este líquido durante los próximos años.

0 comments

Leave a comment